Skip to content

¡AYUDA! ¡Me pican los senos! (Para una madre lactante)

Entonces amamantas a tu pequeño y todo parece hincharse. La leche fluye, el bebé está atascado y todo es genial en el mundo mamá-bebé. Cuando ¡AUGE!

De repente, los senos comienzan a dar de comer y, al principio, parece ser solo una pequeña irritación de la piel. Pero entonces, para sorpresa y malestar creciente, la zona alrededor del pezón (areola) y probablemente toda la mama comienza a comer con mayor intensidad. ¿Por qué está pasando esto? ¿Qué estás haciendo?

¡Nunca le temas a tu madre! No estás solo en esta experiencia. Incluso podría existir tres razones por qué los senos pueden comer.

Razón no. 1: aftas

¿Qué es?

Las aftas son una infección por hongos causada por una sobreabundancia de levadura bacteriana presente en el cuerpo. A veces, los bebés pueden entrar en contacto con él por primera vez durante el parto vaginal, pero desaparece con el tratamiento.

¿Cuáles son las señales?

En la madre:

  • picazón picazón.
  • decoloración rosada alrededor de los pezones.

En el bebe:

  • el bebé comienza a llorar mientras amamanta o chupa el chupete.
  • manchas rojas y blancas en:
    • el techo de la boca
    • dentro de las mejillas
    • idioma
    • cuello
  • erupción en el área del pañal
    • manchas rojas brillantes e hinchazón en los genitales y áreas rectales.

¿Cómo trato las aftas bucales?

Para mamá:

  • Aplique una crema con nistatina o medicamentos de venta libre más fuertes, ungüento Mycolog o medicamentos para la candidiasis vaginal, como Micatin, Lotrimin AF y Monistat 7.
  • Los ungüentos multiusos contienen antibióticos, componentes antifúngicos y esteroides y pueden ser útiles para las aftas bucales.
  • Tome ibuprofeno para el tratamiento del dolor.

Para bebés:

  • Muchos los médicos recetan crema de nistatina y para bebés. Frote la crema sobre las zonas afectadas, cubriéndola bien. Esto debe hacerse varias veces al día durante al menos una semana.
  • Prueba la violeta de genciana
    • Algunos consultores de lactancia materna y personal médico recomiendan este tinte por su capacidad para matar las bacterias de la levadura de manera más efectiva al contacto que la pomada de nistatina.
    • Aplique violeta de genciana al 1% dentro de la boca del bebé en todas las áreas afectadas (lengua, mejillas, labios) con un hisopo de algodón.
    • Para no manchar otras superficies, desnude al pequeño y coloque una toalla debajo de él.
    • Repite este proceso dos veces al día durante tres días.

¿Cómo evito la reinfección?

En todo el ajetreo y el bullicio que conlleva ser madre, puede ser fácil olvidarse de ser proactivo en la prevención de la contaminación cruzada. Durante el proceso de curación, es importante prevenir cualquier reinfección. Recuerda limpiarte los pezones y aplicar la crema antes y después de la lactancia también es relevante para mantener a raya la infección.

Otra cosa para recordar es lavar los juguetes, chupetes o biberones que hayan entrado en contacto con áreas infectadas. Esterilizar estos artículos durante al menos 20 minutos en agua caliente ayudará a evitar que las bacterias se propaguen. Finalmente, asegúrese de lavarse las manos antes y después de amamantar a su bebé.

Razón no. 2: mastitis.

¿Qué es?

La mastitis (Mas-tie-tis) es una infección que se presenta con frecuencia en las madres lactantes. Es una infección que ocurre cuando el tejido mamario se inflama extremadamente.

¿Cuáles son las señales?

La mastitis, aunque a menudo es motivo de preocupación, se puede tratar fácilmente si se detecta a tiempo.

Qué buscar:

  • Pezones muy picantes, rojos y agrietados.
  • Dolor de tirón profundo en uno o ambos senos.
  • Prurito en la zona vaginal.
  • Aumento del flujo vaginal espeso.
  • Los senos están duros y muy calientes al tacto.
  • Fiebre de más de 101 grados Fahrenheit.
  • Fatiga extrema.

¿Cómo ocurre la mastitis?

La mastitis puede ser causada por un exceso de leche materna o “estasis de la leche”. Algunas madres también han sufrido mastitis debido a la lactancia materna prolongada. congestión o tubos de leche obstruidos. Mientras amamanta, los pezones pueden agrietarse, que puede permitir que bacterias malas y otros virus ingresen al torrente sanguíneo y causen infecciones.

El estrés extremo y la fatiga son otras causas comunes de mastitis. Aunque la mastitis puede ocurrir en cualquier momento durante la lactancia, es más comúnmente en los primeros tres meses.

¿Cómo trato la mastitis?

Aunque los antibióticos son la forma más común de tratamiento para esta infección, existen varios métodos de autoayuda, otras madres han intentado ayudar a tratar esta infección:

  1. Amamante a su bebé con frecuencia. La lactancia materna de ocho a doce veces al día es estándar en los primeros meses de vida y puede ayudar a prevenir una ingestión innecesaria. La alimentación dirigida por el bebé también es una manera increíble de mantener el suministro de leche, al tiempo que se asegura de que su bebé tenga suficiente hambre para vaciar ambos senos en cada alimentación.
  2. Asegúrate de descansar lo suficiente (sí, mamá maravilla, ¡la necesitas!) y beber mucho líquido (agua especialmente). Mantener el cuerpo rejuvenecido y fresco es esencial para la hidratación y la salud en general.

Recordar:

Aunque puede ser extremadamente doloroso, no dejes de alimentar al pequeño del pecho inflamado. Esto es para reducir las posibilidades de tragar y ayudar a hincharse.

Otra forma de ayudar con el malestar causado por la infección es aplicar una compresa muy tibia en el pecho varias veces al día. Algunas madres también tienden a evitar amamantar a su bebé por temor a contraer la infección. Pero no se preocupe. La mastitis no se puede transmitir a su bebé, y Continuar con la lactancia materna es esencial para su curación ¡Mamá, sigue creciendo!

FYI importante: Hable con su médico tan pronto como comience a experimentar alguno de estos signos. Es mejor cometer errores que seguir experimentando más dolor e incomodidad. Su médico probablemente también le dará un ungüento medicinal para aplicaciones externas. medicamentos o antibióticos orales.

Razón no. 3: Agrandamiento / estrechamiento de los senos

Así que revisaste tus senos, la boca de tu pequeño y todo tu cuerpo hasta su pequeño vagabundo y no había ningún signo visible de infección. Sin embargo, todavía le pican increíblemente los senos.

A medida que la leche comienza a “decepcionar” en preparación para la alimentación del bebé, la piel se estira debido al aumento del flujo de leche y los senos comienzan a endurecerse.

¿Qué puedes hacer?

El primero, no te preocupes. El compromiso, como se mencionó anteriormente, es una ocurrencia común en madres lactantes. Esto puede convertirse en una ocurrencia más común si su pequeño comienza a dormir toda la noche y se queda con un exceso de senos.

Aunque el aumento de senos es normal debido al aumento del flujo de leche, hay varias formas de evitar tragarlo hasta el punto de una incomodidad extrema:

# 1. Amamante con frecuencia y mire signos de hambre.

Capturar el hambre de su pequeño antes será lo mejor para usted y su pequeño. Sin arrogancia y un niño feliz. ¡Un ganar-ganar en mi libro!

# 2. Vacíe un seno antes de pasar al otro.

A veces, muchos bebés prefieren un lado al otro. Alternar cada vez que amamante ayudará a prevenir la lactancia materna excesiva.

# 3. BOMBA. ¡BOMBA! ¡BOMBA!

Señoras, también les estoy hablando a ustedes.

A veces parece un poco más inconveniente buscar el extractor para sacar la leche que simplemente amamantar al pequeño. ¡Pero oh, es importante!

Podrá agregar almacenamiento a su congelador para aquellos momentos en los que necesite estar lejos de su pequeño. El bombeo también le permitirá aliviar algo de la presión antes de amamantar. Así que definitivamente use la bomba, ¡se alegrará de haberlo hecho!

Cosas para recordar

Como madre lactante, es posible que se enfrente a algunos desafíos y, en ocasiones, puede resultar abrumador si experimenta molestias. Mi esperanza es que mantenga estas cuatro cosas en primer plano en su mente cada vez que ocurran estos momentos:

  1. Usted no está solo.
  2. Su picazón pronto descansará. Con paciencia y el cuidado adecuado, mejorará.
  3. Siga amamantando, incluso cuando le duela. Tu pequeño te lo agradecerá y recibirás la curación que necesitas.
  4. Pide consejo con anticipación. Hablando por experiencia, a menudo me he encontrado en situaciones en las que, si hubiera preguntado antes, mi proceso de curación habría comenzado antes. Mi retraso en la acción se produjo cuando consideré la situación demasiado estúpida para interesarme. La picazón en los senos fue definitivamente la primera de la lista de estupideces en mi mente. Pero pronto me di cuenta de que siempre es mejor estar informada para evitar que te cause daño y así no poder cumplir con nuestros deberes como madre (la atención médica es una de las principales tareas).

Para terminar: estar a la mano

Nosotras las madres tenemos una oportunidad única y honorable de poder dar de comer a nuestros pequeños, por eso es importante estar bien atendidos primero. Si ha tenido experiencia con picazón en los senos durante la lactancia, pero puede tener otra razón para agregar, ¡no dude en dejar un comentario a continuación!

Juntos, podemos ayudar a las madres de todo el mundo a tener la menor incomodidad posible durante la lactancia para que puedan hacerlo con fuerza, confianza y poder. ¡La picazón en los senos nunca nos detendrá!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *